Alba nadando con su mami

Hola amigos/amigas!

La terapia acuática puede ayudar en el proceso de rehabilitación de personas con Daño Cerebral, ya que entre otras razones, en el agua es más fácil llevar a cabo movimientos.

Aunque nosotros nunca hemos ofrecido a Alba estas terapias de forma específica, siempre que vamos a una piscina aprovechamos para que haga distintos movimientos. ¡Y mirad lo bien que se lo pasa en la piscina!

Ya va quedando muy poquito para el lanzamiento de Pompita, el cuento de Alba y de todas las personas que nos han ayudado a que tenga esa rehabilitación tan necesaria para mejorar su calidad de vida. 

Si quieres estar informado/a del lanzamiento de la campaña apúntate aquí: https://albaayuda.com/pompita 

Seguimos!

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Blog

También te puede interesar

¡9 AÑAZOS!

¡Felicidades gordita!

¡9 añazos ya! Como pasa el tiempo…

Parece que fue ayer cuando, después de una larga noche, por fin te vimos la carita.

Que miedo daba tenerte en nuestros brazos primerizos por primera vez…

Desgraciadamente, luego supimos de verdad lo que era el miedo…

Electro-Alba

Buenas y malas noticias

Buenas. Tenemos algunas cositas que contarte sobre Alba.  Unas buenas y otras no tan buenas. Pero antes, quería comentarte que si quieres formar parte de

I+D+I: Insiste, descansa, insiste

En la última evaluación del cole nos comentaron que este curso había mejorado bastante el tema de la comunicación. Y es que, según nos dijeron, Alba ha empezado a usar distintas funciones de la comunicación.

Malas noticias…

Antes que nada, pedirte disculpas por no haber escrito antes. Seguramente no te habrás dado cuenta, pero llevas algunos meses sin saber nada de Alba.

Más pasitos

Pasitos

Esto que ves en el video es el fruto de mucho trabajo, de mucho esfuerzo, de muchas horas de terapia. Y, desgraciadamente, de mucho dinero